Año 411

Imprimir
Última actualización el Martes, 01 Noviembre 2016
  • Acuerdo entre los pueblos invasores para repartirse la Península: los vándalos asdingos (originarios del sur de Polonia, oeste de Ucrania, Eslovaquia y Hungría), bajo Gunderico, se instalan en la Gallecia Asturiacensis (capital Astorga); los suevos (originarios de Alemania, donde han dado nombre a Suabia y de Chequia), bajo Hermerico, se instalan en la Gallecia Lucensis (capital Lugo) y en la Gallecia Bracarensis (capital Braga, que será su capital hasta 585); Lusitania y el oeste de la Cartaginense son ocupadas por los alanos (originarios de las llanuras rusas al norte del Cáucaso), bajo el rey Audax o Atax o Ataces; y la Bética se atribuye a los vándalos silingos (originarios de Silesia, que deriva de su nombre, en el sur de la actual Polonia), bajo el rey Fridibaldo (409?-17). La Tarraconense, controlada por Máximo y Geroncio, queda libre de bárbaros. A pesar de ello, muchas ciudades y villas seguirán en manos de la aristocracia local hispanorromana, defendidas por sus murallas y por ejércitos privados.
  • El ejército hispano de Geroncio marcha contra el de Constantino III y lo derrota en Viena (Vienne; Francia), donde captura y ejecuta a su hijo Constante II y sitia al propio Constantino III en Arlés, pero aquí es puesto en fuga por el general Constancio (futuro coemperador Constancio III), nuevo apoyo de Honorio, quien atrae a su lado a la mayoría de soldados de Geroncio, captura Arlés y en ella a Constantino III y a su hijo Juliano (ago), enviando a ambos a Rávena (capital del Imperio Occidental desde el 402), donde tan sólo llegan sus cabezas (18 set), que luego serán expuestas en Cartago Nova (hoy Cartagena).
  • Geroncio regresa con unos pocos seguidores a su casa en la Tarraconense, donde los soldados lo atacan y acaba suicidándose con su esposa y su mejor colaborador, un alano, y Máximo se refugia en la Hispania profunda (“entre los bárbaros”), donde derrotará a los suevos y tal vez probará una segunda usurpación.
  • Los vándalos abandonan la ciudad de Castra Aelia (identificada hace años con Morella; Castellón y últimamente con las ruinas romanas de La Cabañeta; munic. El Burgo de Ebro; Zaragoza), que ocupaban desde su penetración en Hispania y ocupan temporalmente Corduba (hoy Córdoba), capital de la Bética (en sus mejores momentos del Imperio alcanzó los 250.000 habitantes), a la que saquean.
Wednesday the 26th. Design by QualityJoomlaTemplates.